Un grupo de habitantes de la Comunidad de Benavides lograron ponerle un freno a una pedrera que opera en la Sierra de Picachos, en el municipio de Doctor González.

Esto se logró gracias a que ganaron un amparo ante un Tribunal Agrario, informó el ambientalista Aristeo Benavides.

Te recomendamos: Arranca vacunación contra COVID para “treintañeros” de Monterrey

“Quieren destruir 161 hectáreas, extraer material de allí para enviar material a Estados Unidos por un contrato de 200 mil toneladas mensuales”, explicó Benavides.

El caso data de 2018, cuando integrantes de la Asamblea comunal acordaron realizar un contrato de arrendamiento con la pedrera Matrimar, proceso en el que se dieron varias irregularidades, señaló el ambientalista

Ahora bien, tras el amparo promovido se determinó que el arrendamiento acordado con la pedrera era para uso ejidal, no para explotar los recursos naturales de la zona.

sierra-de-picachos-nuevo-leon

Te recomendamos: No habrá cortes de agua en Nuevo León

“Se considera que se trata de un arrendamiento, en tanto lo que se pretende en dicho acto no es conceder el uso o goce temporal de la tierra, sino que se exploten y extraigan los recursos naturales de dicha superficie con lo cual se afecta irreversiblemente el equilibro ecológico de la comunidad, por la tala de árboles y desvío de mantos acuíferos”, detalló Benavides.

Cabe señalar que la Sierra de Picachos es una de las zonas de mayor biodiversidad de Nuevo León, en la cual habitan especies de flora y fauna que se encuentran en peligro de extinción.