El Panteón del Carmen de Monterrey es uno de los más antiguos de Nuevo León y no sólo eso, también es uno de los más destacados del norte de México por el arte mortuorio que ahí se encuentra.

Inaugurado en 1901, este cementerio cuenta con esculturas y mausoleos de suma belleza. Una de las obras que más destaca se encuentra a escasos metros de la entrada principal y la capilla, es la figura de un niño con violín.

Esta escultura se encuentra en la tumba de Gregorio Alanís González, joven músico originario de Santiago, Nuevo León, quien murió en 1908 a los 13 años de edad.

nino-del-violin-2

Te puede interesar: Los fantasmas del Parque Fundidora

A Gregorio le fue inculcado el amor por la música desde muy pequeño. Su dedicación en la práctica del violín lo volvió un virtuoso de ese instrumento a pesar de su corta edad, lo cual llenó de orgullo a sus padres Ramón Alanís y Manuela González.

Desafortunadamente, su vida se vio truncada al parecer por la temible tuberculosis.

Como era de esperarse, su fallecimiento provocó un hondo dolor a sus padres.

Te puede interesar: La leyenda del Hombre Pájaro de Monterrey

Doña Manuelita y Don Ramón decidieron honrar la memoria del pequeño Gregorio inmortalizándolo a través de una escultura, la cual colocarían en su tumba.

Para ello contrataron a artistas de primer nivel para que materializaran la figura de su hijo y qué mejor que con violín en mano. El resultado es impactante, la estampa de”Goyo” (en tamaño real) sorprende a los visitantes, ya que se encuentra cerca del corredor principal del cementerio.

nino-del-violin-4

Te recomendamos: 7 historias de terror más impactantes de Monterrey

En torno a esta escultura se dice que por la madruga se llegan a escuchar los tristes acordes de un violín ejecutados con suma maestría y sentimiento, los cuales provienen directamente desde la cripta de Gregorio.

Incluso hay quien asegura haberlo visto caminar entre las tumbas y mausoleos.