La mañana del 8 de noviembre de 1972 parecía que sería una jornada normal en la zona metropolitana de Monterrey, sin embargo estaba por suceder una historia que cimbró al país: el secuestro de un avión comercial cometido por un grupo guerrillero.

Los hechos ocurrieron poco después de las 09:00 horas, cuando el vuelo 705 de Mexicana de Aviación despegó del Aeropuerto Internacional de Monterrey “Mariano Escobedo”, con rumbo a la capital del país.

Se trataba de un avión Boeing 727, matrícula XA-TAC, el cual despegó con 104 pasajeros a bordo, entre ellos dos hijos (hombre y mujer) del en ese entonces gobernador, Luis M. Farías, y algunos empresarios de renombre.

secuestro-avion-monterrey

Aproximadamente 20 minutos después del despegue, al estar en espacio aéreo de Ciudad Victoria, Tamaulipas, un grupo de sujetos pertenecientes al grupo guerrillero Liga de Comunistas Armados (conformado en su mayoría por estudiantes de la UANL) ingresó a la cabina de mando de la aeronave y amenazaron con armas de fuego al piloto, Abel Quintana, señalándole que se trataba de un secuestro.

Los secuestradores fueron identificados como Germán Segovia Escobedo, Armando Castillo, José Luis Martínez y Alberto Sánchez, quienes le ordenaron al piloto que regresara a Monterrey y se comunicara con la torre de control del aeropuerto para que informara de la situación y sus exigencias: la liberación de sus compañeros guerrilleros Ángel Mejía Nuñez, Francisca de Lourdes Saucedo Gómez, Reynaldo Sánchez Rodríguez, Edna Ovalle Rodríguez y Tomás Okusono Martínez, quienes habían sido detenidos un día antes.

El plan era que los secuestradores dejarían en libertad a los niños, mujeres y enfermos a cambio de que el gobierno entregara a los guerrilleros detenidos, quienes subirían al avión para trasladarse hacia Cuba, en donde solicitarían asilo político.

La amenaza era que si el Gobierno de México y Nuevo León no cumplían con la liberación de los guerrilleros se detonaría una bomba que llevaban a bordo.

secuestro-avion-monterrey

Te puede interesar: Se cumplen 13 años del caso Santoy

Las autoridades mexicanas accedieron a las demandas (entre las que se incluyó la entrega de 4 millones de pesos en efectivo y que el dinero fuese entregado por el Jefe de Policía Juan Urrutia Paura, a quien señalaban como represor) y el avión de Mexicana aterrizó de nuevo en Nuevo León aproximadamente al mediodía.

El proceso de negociación fue tenso. Los guerrilleros exigieron que los agentes policiales que participaran en el operativo debían estar en ropa interior al acercarse a la aeronave, para comprobar que no estuvieran armados.

Se abastecieron de combustible y el “intercambio” se realizó, aunque una de las mujeres no fue liberada: la hija del gobernador.

secuestro-avion-monterrey

Te puede interesar: Caso “Andrómeda”: uno de los peores crímenes en la historia de Monterrey

Finalmente, después de las 15:00 horas el Boeing 727 volvió al aire, ahora con destino a La Habana, Cuba, ciudad a la que arribaron cerca de las 19:00 horas.

Al día siguiente, la aeronave mexicana regresó al país con tripulación y pasajeros a salvo.

El Gobierno cubano dio asilo político a los guerrilleros, los cuales regresaron a México después de 1978, tras la publicación de una ley de amnistía firmada por el Presidente de la República de ese entonces, José López Portillo.

Afortunadamente esta historia no tuvo un trágico final, sin embargo fue prácticamente una “historia de película” que se mantiene como uno de los incidentes políticos más impactantes de nuestra historia moderna.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here