El 17 de septiembre de 1973 Nuevo León y el país se cimbraron ante una terrible noticia: el empresario regiomontano Eugenio Garza Sada falleció tras un ataque cometido por miembros de la temible Liga Comunista 23 de septiembre.

Un secuestro fallido acabó con la vida de un gran mexicano

eugenio-garza-sada-1

Poco antes de las 09:00 horas del día mencionado, don Eugenio se dirigió a su oficina en Cervecería Cuauhtémoc. Viajaba a bordo de un vehículo Galaxie negro, en compañía de su chofer Bernardo Chapa y su guardaespaldas Modesto Torres Briones.

Al llegar al cruce de las calles Villagrán y Luis Quintanar, un grupo de hombres armados le cerraron el paso al empresario y trataron de bajarlo a la fuerza del vehículo, el acto fue repelido a balazos por el chofer, mientras que uno de los guerrilleros asesinó al otro escolta.

En la refriega Don Eugenio resultó herido de muerte, falleciendo poco tiempo después.

eugenio-garza-sada-1

Te puede interesar: La Macroplaza: el corazón de Monterrey

En el hecho también murieron dos guerrilleros: Javier Rodríguez y Anselmo Herrera, además del escolta Modesto Torres.

Tras el hecho fueron detenidos Miguel Ángel Torres y Elías Orozco, quedando presos en el Penal del Topo Chico, mientras que Hilario Juárez, quinto participante, desapareció y jamás se supo de él.

Los detenidos confesaron que habían planeado el secuestro del empresario desde hace varios meses, incluso ya contaban con una casa de seguridad para mantener oculto a Garza Sada, y que buscaban obtener 5 millones de pesos por su liberación.

eugenio-garza-sada-1
Funeral de Don Eugenio Garza Sada.

Nota recomendada: El fortín de la Ciudadela de Monterrey

A pesar de que esta es la “verdad oficial”, surgieron varias “teorías de conspiración” (por llamarles de alguna manera) sobre este caso.

Y es que hay que tener en cuenta el contexto en el que se dio el homicidio del artífice del Tec de Monterrey.

En ese entonces el llamado Grupo Monterrey, grupo de empresarios liderado por el propio Garza Sada resultaba incómodo al Presidente de la República de ese entonces, Luis Echeverría.

garza-sada
El presidente Luis Echeverría acudió al funeral de Don Eugenio.

Te puede interesar: 5 datos que tal vez no sabes sobre la Presa de La Boca

La relación del mandatario con los empresarios regios era muy mala, debido a la diferencia de opiniones respecto al manejo político y económico que estaba realizando el mandatario priista.

Por este motivo hubo voces que señalaron que fue más bien un homicidio ordenado desde el gobierno vestido de secuestro fallido.

Otras hipótesis apuntan a que el gobierno federal sabía desde meses atrás las intensiones del comando de la Liga 23 de septiembre de secuestrar a Don Eugenio, pero que por alguna razón desconocida decidieron no alertarlo a él ni a su familia.

eugenio-garza-sada

De esta manera fue cortada de tajo la vida de uno de los regiomontanos más queridos de la historia, quien gracias a su visión y humanismo revolucionó la manera de manejar negocios en el país, llevando a Nuevo León a consolidarse como la “punta de lanza” del desarrollo económico del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here