El Gobierno de Nuevo León, a través de la Secretaría de Salud, informó ayer que el uso de cubrebocas ya es obligatorio en el Estado para todas las personas que salgan a la calle.

Ante la posible escasez de estos artículos de protección, las autoridades estatales informaron que los internos de los centros penitenciarios de la entidad elaborarán estos productos.

Te puede interesar: Hay que seguir en casa, alertan autoridades y especialistas

Se tiene contemplado que los reos de los penales del Estado elaborarán cerca de 300 mil cubrebocas de tela por semana.

De igual forma, en el CERESO de Cadereyta se maquilarán 30 mil mascarillas N95.

En este trabajo de producción inició desde hace algunos días, participando inicialmente poco más de mil 600 internos, lo que representa aproximadamente una cuarta parte del total de la cantidad de personas recluidas en los centros penitenciarios de Nuevo León.

cubrebocas

Te recomendamos: Llegan médicos cubanos a México

Aunque hay que señalar que más internos ya se están sumando a esta actividad para contar con este equipo sanitario.

Cabe señalar que los cubrebocas de tela serán entregados al Gobierno del Estado, para que este a su vez los distribuya entre la población, en tanto que las mascarillas N95 serán de uso exclusivo de personal médico.

cubrebocas

Eduardo Guerrero, asesor en materia penitenciaria del Gobierno del Estado, preciso que son 16 las empresas que están apoyando económicamente a los reos para que estos puedan brindarle recursos a sus familias.