La crisis ambiental en Nuevo León pudiese hacernos pensar que hay una gran cantidad de carpetas de investigación de las autoridades en torno delitos ambientales, pero no, no es así.

De hecho la realidad está muy lejos de eso: en nuestro estado no hay ninguna indagatoria por delitos ambientales desde 2015 a la fecha, dato obtenido de las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

contaminacion

Te puede interesar: ¿Qué hacer en caso de encontrarse con un oso?

Suena duro e increíble, pero es cierto: en Nuevo León, Sinaloa, Oaxaca y Durango no se ha abierto ninguna carpeta de investigación por delitos ambientales desde hace 4 años.

Esta situación contrasta de sobremanera con la situación que prevalece en otras entidades del país.

Por ejemplo, quienes encabezan la lista de estados con más carpetas de investigación por delitos ambientales es la Ciudad de México con 3 mil 592 casos, le siguen Estado de México con mil 463 carpetas de investigación y en tercer puesto está Michoacán con 323.

Se requiere mejorar la legislación para perseguir delitos ambientales: procurador ambiental de Nuevo León

raul-pedraza-procurador

Raúl Pedraza, titular de la Procuraduría del Medio Ambiente del Estado, señaló que no hay carpetas de investigación abierta por delitos ambientales en Nuevo León se debe a la pobre legislación estatal en la materia.

“Ahorita nada más hay un delito ambiental, en la Ley Ambiental. Ahí, al final, es sólo un delito y para probarlo está difícil”, declaró al respecto el funcionario.

El artículo al que hace referencia Pedraza es el 264 de la Ley Ambiental del Estado, en el que se tipifica como delitos la acción de incumplir órdenes de autoridades administrativas de suspender o corregir actividades en materia ambiental, así como dar falsa información ambiental de proyecto o actividad y obstruir la vigilancia.

Fuera de eso, nada.

Los problemas ambientales de Nuevo León: lejos de resolverse

contaminacion-ambiental-monterrey

Mientras la impunidad en materia ambiental prevalece en Nuevo León, los problemas de este tipo siguen presentes.

Ya no es solo el problema de la calidad del aire en la zona metropolitana de Monterrey, ya que a esto se suman la depredación de áreas verdes, la contaminación de ríos y arroyos, sobre explotación de mantos acuíferos.