Dentro de las historias que se cuentan de boca en boca y de generación en generación en Monterrey, hay una que destaca por su misterio y por las tantas versiones que existen: el túnel de El Obispado.

Desde décadas se ha dicho que debajo del suelo ardiente de Monterrey hay un Monterrey oculto, parecido a la situación que viven otras ciudades como París o Nueva York, pero ¿qué tan cierto es esto?

¿Mito o realidad?

obispado-monterrey-tuneles

Se dice que hay por lo menos un túnel que parte desde El Obispado hacia el centro de la ciudad.

La creencia más divulgada indica que hay un amplio túnel que tiene como destino la Catedral Metropolitana de Monterrey, el cual servía para el traslado en secreto de miembros del clero.

Otra versión indica que el túnel mencionado no llega a la Catedral, sino al antiguo Palacio de Gobierno.

tunel Obispado

Te puede interesar: ¿Monterrey fue base de operaciones nazi en la 2ª Guerra Mundial?

Pero la verdad es que no hay ningún vestigio que compruebe esta leyenda, aunque sí hay algo bajo la tierra en ese tramo que tal vez los antiguos pobladores de Monterrey confundieron con un túnel.

Se trata de una antigua acequia que baja por la anteriormente llamada Loma de Chepe Vera, hoy conocida como Cerro de El Obispado, la cual llegaba hasta el centro de Monterrey.

obispado-monterrey

Te puede interesar: 7 cosas que tal vez no sabes sobre el Cerro de la Silla

Ante el crecimiento de la ciudad se cubrió esa acequia y tal vez alguien se percató de eso y la consideró como un túnel secreto.

Por otro lado, la obra hubiese sido de tan grandes proporciones, tomando en cuenta la distancia que existe entre El Obispado y el “corazón” de Monterrey y lo irregular del terreno, algo que difícilmente hubiera pasado desapercibido.