Momentos de temor y dolor se viven en Ecuador luego de que el sistema de Salud se vio rebasado durante la contingencia por el brote de coronavirus.

En varias ciudades de ese país, incluida una de las más importantes como lo es Guayaquil, se ven panorámicas apocalípticas con cuerpos en las calles ante la saturación de las morgues por la enorme cantidad de muertes por COVID-19.

Te puede interesar: Surge tratamiento de anticuerpos contra el COVID-19

Y es que no todas las víctimas fatales se dieron en los hospitales, sino también casas, ya que al estar saturados los nosocomios los pacientes que iban a pedir atención médica y que no alcanzaron cupo fueron regresados a sus domicilios, en donde muchos de ellos sufrieron el agravamiento de la enfermedad.

“La gente se enfermaba, a lo mejor sin todos los síntomas, los mandaban a sus casas y fallecían por alguna otra cosa. Es altamente probable que por COVID-19, aunque no saben porque no hay pruebas. Deberían contarlos como en China: si tiene síntomas del virus y fallecen se cuentan como fallecimientos por COVID”, explicó el doctor ecuatoriano Alberto Cárdenas.

Te recomendamos: Inicia aplicación de pruebas gratuitas de COVID-19 en NL

El problema se volvió aún mayor, ya que las autoridades están tardando hasta 4 días en recoger los cuerpos que quedaron en casas particulares, por lo que algunas familias han tenido que sacarlos a la calle para evitar la propagación de la enfermedad.

covid19

Y a eso se suma que algunos vecinos han decidido llevarse los cuerpos de las calles para dejarlos en otros lugares, o bien han recurrido a la incineración de los mismos en vía pública, consumándose así una crisis sanitaria y forense.