Durante la segunda mitad de los 60’s existía un equipo en el futbol mexicano que vestía de color verde intenso, el cual practicaba un juego vistoso: eran los Jabatos de Nuevo León.

En efecto, en la Sultana del Norte no solo han existido dos equipos de futbol profesional (Tigres y Rayados), ya que los Jabatos fueron otro club que logró jugar en Primera División.

El nacimiento de Los Jabatos

jabatos-de-nuevo-leon

En la década de los 50’s el futbol dominante en Monterrey era el béisbol, sin embargo el futbol comenzaba a despuntar gracias a los primeros años del Club de Futbol Monterrey.

Así, un grupo de empresarios decidió crear un equipo de futbol profesional y en 1957 se constituyó el Club de Futbol Nuevo León.

El equipo verde debutó en Segunda División el 13 de julio de 1958 (temporada 1958 – 1959) y lo hizo con “el pie derecho”, pues los Jabatos se impusieron 1 – 0 a La Piedad.

Te recomendamos: El Faro del Comercio, símbolo de Monterrey

Un adiós momentáneo que le dio origen a Tigres

Alberto Etcheverry, uno de los emblemas de los Jabatos.

Lo que parecía un futuro promisorio se convirtió en un camino difícil, pues a pesar de que el equipo no iba mal en la Segunda División, los problemas económicos orillaron a los directivos a tomar una decisión muy difícil: ceder la franquicia a la Universidad de Nuevo León.

De esta manera nació el Club Deportivo Universitario de Nuevo León, A.C., los Tigres.

El regreso de Los Jabatos y su ascenso a Primera División

jabatos-ascenso

La ausencia del equipo esmeralda fue breve, ya que en 1962 la Universidad devolvió la franquicia y los Jabatos volvieron a la vida.

Las cosas comenzaron a marchar de gran manera la escuadra norteña y finalmente en 1966 alcanzaron el tan ansiado ascenso a la Primera División.

Los Jabatos arrancaron con muchos bríos la temporada 66 – 67, dándose así el primer clásico regio el cual terminó con un empate a 2 con los Rayados de Monterrey.

poder-jabatos

Te puede interesar: “El Piporro”, ícono de Nuevo León

Esa temporada la acabaron en sexto puesto de la tabla.

Los problemas económicos de la institución continuaron y la dirigencia armó cuadros modestos, pero plagados de jugadores que entregaban todo en el campo.

Desafortunadamente el Nuevo León descendió en la temporada 68-69, al disputar el juego del descenso con el Oro de Guadalajara, en el cual perdieron 1-0, luego de dos partidos entre ambos equipos que quedaron empatados.

La dolorosa caída y el desvanecimiento del Club de futbol Nuevo León

jabatos

Jabatos volvió a Segunda División y aunque hubo esperanzas de ascender ya que en su regreso a la segunda categoría obtuvieron el subcampeonato, el ascenso nunca se logró.

En 1971 desapareció el Club de Futbol Nuevo León. En años siguientes se hicieron varios esfuerzos por traer de nuevo a los Jabatos al primer circuito, sin embargo esto nunca se dio.

Pero el legado de los esmeraldas ahí queda, fueron por muchos años el equipo del pueblo en Nuevo León.