Tuvieron que pasar casi dos años para que se hiciera justicia en el caso de Luis Fernando Arroyo Mendieta, excatedrático de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), quien denunció haber sido víctima de discriminación por parte de la Máxima Casa de Estudios.

Arroyo Mendieta denunció ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) en noviembre de 2017 que la Facultad de Artes Escénicas de la UANL no le renovó su contrato como maestro, tras confirmar mediante varios exámenes que era portador del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH).

uanl-universidad-autonoma-de-nuevo-leon-titulos

Te puede interesar: Michihito Matsuda: ¿el robot que quisieramos en la elección de gobernador de Nuevo León?

Ante esto, la CEDH determinó que la Facultad de la UANL sí incurrió en violaciones a los derechos humanos del catedrático y ordenó que se apliquen las medidas necesarias para que se respeten “los derechos humanos de los trabajadores de la institución que dirige, evitando hechos similares a los que originaron la queja interpuesta por el peticionario”.

Asimismo, se le pide a la institución que capacite a su personal en cuanto al tema del respeto a los derechos humanos.

En un primer momento, la UANL argumento que no hubo una discriminación laboral por la condición médica del maestro, sino que se le dio una base por falta de recursos, sin embargo la determinación de la CEDH echa por tierra esta postura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here