Aunque aún faltan 2 años para la elección por la gubernatura de Nuevo León, la carrera electoral ya comenzó. Varias figuras de la escena política ya se “destaparon” y otros más han dado muestras de interés.

Sin embargo, prevalece el desencanto de la población en torno a este periodo electoral. Ante esto, ¿se imaginan que un robot contienda en dichas elecciones estatales? ¿O se imaginan a un robot compitiendo por la Alcaldía de Monterrey?

Pues aunque pareciera algo impensable o ilógico, en Japón es una realidad.

Te puede interesar: Alertan por cirujanos plásticos “patito” en Nuevo León

Michihito Matsuda: el robot político

robot-alcalde-japon.jpg_1718483347

Las elecciones del 2018 por la Alcaldía del Distrito de Tama, en Tokio, Japón, fueron muy particulares, ya que entre los participantes estuvo un robot.

Michihito Matsuda es el nombre de este candidato robótico, de características femeninas y apariencia plateada, que buscó gobernar este distrito de más de 150 mil habitantes.

El detalle es que su participación en esta elección no quedó como una anécdota más para recordar, ya que quedó en tercer lugar durante la segunda vuelta electoral al conseguir 4 mil 13 votos.

Solo fue superado por los aspirantes Hiroyuki Abe, quien ganó la elección con 34 mil 603 votos, y Takahashi Toshihiko, con 4 mil 457.

japan-robot-947448

Las propuestas de Michihito Matsuda consistían en la transformación del distrito, combatir la corrupción, favorecer la participación ciudadana en la toma de decisiones, entre otras.

Pero, ¿cómo surgió este robot? Tetsuzo Matsuda y Norio Murakami son las mentes maestras detrás del robot político.

Ambos señalan al respecto que “la inteligencia artificial lo cambiará todo, es solo cuestión de tiempo. Podremos desarrollar políticas imparciales y equilibradas. Implementaremos medidas rápidamente, acumulando información y liderando la próxima generación”.

La idea de que un robot con inteligencia artificial procese información y tome decisiones en materia de políticas públicas esta extendiéndose en varias partes del mundo, argumentando que se podría garantizar una mayor eficiencia.

Sin embargo también están los detractores de esta idea, quienes consideran que se perdería el sentido humanista que debe estar presente en la política (aunque es común que no se aplique este principio en la mayor parte de las administraciones gubernamentales).

Y tú ¿qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here