En Nuevo León hay múltiples leyendas que han ido pasando de boca en boca, de generación en generación, pero una de las más populares es, sin duda, la de Agapito Treviño.

¿Quién fue Agapito Treviño?

El 2 de septiembre de 1827 nació en el municipio de Guadalupe, Agapito Treviño.

Este personaje es uno de los de mayor presencia en la cultura popular de los neoleoneses, debido a los aspectos que rondan en torno a él.

Se dice que desde su adolescencia comenzó a incurrir en el robo de ganado y a negocios.

Agapito Treviño pronto se convirtió en uno de los ladrones más buscados por las autoridades, ya que extendió sus actividades criminales hacia zonas de Coahuila y Texas.

Se comenta que acostumbraba robar solo a gente rica y que apoyaba a los pobres económicamente, por lo que generó una polarización en la gente: unos lo odiaban y le temían, mientras que otros lo adoraban.

Algo que hizo crecer la fama de Agapito fue su capacidad para escapar de la justicia. En efecto, “Caballo Blanco” se escapó en varias ocasiones de prisión, hasta que fue reaprehendido por última vez en 1854, en Roma, Texas.

El fusilamiento de Agapito Treviño y el Gral. Ignacio Zaragoza

Agapito Treviño no se pudo escapar de esa y fue condenado a muerte. En el Consejo de Guerra que tomó la decisión de fusilarlo estaba ni más ni menos que un coronel llamado Ignacio Zaragoza. ¡Sí, como lo lee! 8 años antes de la gloriosa “Batalla de Puebla”, Zaragoza participó en el Consejo de Guerra contra “Caballo Blanco”.

El fusilamiento se realizó 24 de julio de 1854 en la Plaza del Mercado, hoy llamada Plaza Hidalgo, la cual se ubica detrás del Museo Metropolitano.

La cueva de Agapito

Hay varias versiones sobre el lugar en el que Agapito Treviño guardaba sus botines, pero dos son las más aceptadas.

Nota relacionada: 7 historias de terror más impactantes de Monterrey

Una de ellas dice que el famoso ladrón tenía su guarida en una cueva localizada cerca de donde hoy se encuentra la presa de la boca y la otra apunta a una cueva en el Cerro de la Silla.

Sobre este aspecto de la leyenda hay un plus: una maldición. En efecto, la leyenda dice que si alguien se atreve a apropiarse el tesoro de Agapito Treviño caerá sobre él una serie de males, que van desde la locura hasta una muerte inmediata y trágica.

Pedro Infante como “Agapito Treviño

Fue tanta la fama de Agapito Treviño, que en 1946 se realizó una película en la que el personaje principal se llama así, interpretado por el maravilloso Pedro Infante.

La trama no está tan apegada a lo que cuenta la leyenda, pero de todas formas contribuyó al crecimiento de la leyenda de Agapito Treviño.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here