Cada que se acerca una fiesta católica especial, sobre todo cuando se conmemora a la Virgen de Guadalupe, surgen las danzas de los llamados matachines o matlachines.

Los matachines surgieron desde cientos de años antes de la llegada de los españoles. Eran danzantes que buscaban venerar a los dioses a través de su baile, para lo cual se vestían de manera especial.

Sin embargo, el origen de la palabra matachines es un tanto confuso, ya que existen varias teorías al respecto.

Algunos apuntan que lo correcto es “matlachín” y no “marachín” y que el origen etimológico de esta palabra es náhuatl. Sin embargo, esto es incorrecto.

Te recomendamos: La historia de la Casa de la Huasteca

¿De dónde surge la palabra “matachín”?

matachines-2

La respuesta nos la da la base de nuestro idioma: el diccionario de la Real Academia Española (RAE).

La definición que nos da la RAE de la palabra matachín es: “En fiestas populares de tipo tradicional, hombre disfrazado ridículamente, con máscara y vestido de varios colores ajustado al cuerpo desde la cabeza hasta los pies”.

Ahí mismo se indica que esa palabra proviene de “mattaccino”, vocablo italiano que significa payaso o bufón.

matachines-2

Te puede interesar: La Casa de los Tubos: de las leyendas a la remodelación

Ahora bien, ¿cómo es que una palabra italiana fue aplicada en el Nuevo Continente para referirse a una danza de claro origen prehispánico?

Al parecer los españoles compararon las danzas rituales de nuestros antepasados con las de los bufones europeos, no en un sentido de burla o insulto, sino por sus bailes y exóticos vestuarios.

matachines-2

Te recomendamos: 7 cosas que tal vez no sabes sobre el Cerro de la Silla

Esto se desprende de un antiquísimo texto publicado en 1560, llamado Crónica de la Nueva España, obra de Francisco Cervantes de Salazar, quien detalla cómo eran las danzas de los pobladores originales de nuestro país:

“Notaron los que al principio miraron en estos bailes, que cuando los indios bailaban así en los templos, que hacían otras diferentes mudanzas que en los netotiliztles, manifestando sus buenos o malos conceptos, sucios o honestos, con la voz, sin pronunciar palabras y con los meneos del cuerpo, cabezas, brazos y pies, a manera de matachines, que los romanos llamaron gesticulatores, que callando hablan”.

Francisco Cervantes de Salazar
Francisco Cervantes de Salazar

Te puede interesar: Aumenta llegada de feligreses al Santuario de la Virgen de Guadalupe

Ahora bien, con el proceso de evangelización de nuestros antepasados, los ritos y danzas que se realizaban para venerar a los antiguos dioses se siguieron realizando dentro de la religión católica, costumbre que se consolidó con las apariciones de la Virgen de Guadalupe, lo que afianzó dicho proceso de evangelización.

Así, la tradición de danzar para honrar y venerar a los dioses se mantuvo para venerar ahora a la Virgen morena y a santos católicos.

Los matachines: una tradición que sigue viva

matachines-2

Prácticamente en todo el país se realizan las danzas de los matachines, sobre todo con fines religiosos, pero también a veces se usan buscando que haya buena cosecha o para pedirle lluvia a la Madre Naturaleza.

El detalle es que esta tradición sigue más que vigente, aunque con algunas diferencias en cada región de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here