El pasado 1 de septiembre se realizó el desalojo de varias familias a las que el Municipio de San Pedro les expropió sus propiedades, con motivo de la ampliación de la avenida Vasconcelos.

Una de las familias desalojadas reclamó la manera en que procedió el Ayuntamiento sampetrino en contra de ellos, pues se les notificó de la expropiación y desalojo justo en el momento en el que se iba a realizar.

“No nos queríamos salir porque no teníamos a dónde ir y nos aventaron la puerta, me dijeron que no grabara, me esposaron, ellos no se tentaron el corazón, todas esas personas nos sacaron los muebles, todos raspados, todo quedó maltratado”, señaló Juanita Peña, una de las afectadas.

El inicio del desalojo fue captado en un video tomado por el hijo de la señora Peña, en la que se observa el diálogo de una empleada municipal y posteriormente el acercamiento de los policías municipales.

Te recomendamos: Se presenta otro contagio de COVID-19 en un colegio de NL

Incluso los policías municipales se ven confundidos cuando las personas afectadas les señalan que la notificación se las acaban de hacer en ese momento.

Las personas desalojadas señalaron que no quieren la indemnización que el municipio de San Pedro ofrece, pues no lo consideran un pago justo.