Tragedias como el hombre que asesinó a su hijastro en Santa Catarina el pasado fin de semana son cada vez más comunes en la entidad, esto luego de darse a conocer las cifras del Semáforo Delictivo del Gobierno estatal que apuntan a la violencia familiar en estado de alerta.

Estos estudios arrojan que en la mayoría de los municipios del área metropolitana de Monterrey, este delito se encontró en niveles de precaución durante el pasado mes de marzo, situación que empata con los últimos actos violentos en la entidad.

Precisando aún más, la misma Fiscalía de Nuevo León publicó durante 2018, la violencia familiar representó el 47 por ciento de los delitos de alto impacto denunciados.

Son situaciones como esta la que en los últimos meses ha llevado a los diputados del Congreso local a promover una reforma al artículo 19 de la Constitución federal con la intención de colocar a la violencia intrafamiliar dentro de los delitos en los que se aplica prisión preventiva.