Ambientalistas aseguran que con esta medida quieren privatizar el río para convertirlo en un parque lucrativo.

El gobierno de Jaime Rodríguez anunció que efectuará una remodelación del Río Santa Catarina, autorizando un costo de 45 millones de pesos para podar la vegetación que bloquearía el cauce del río en caso de registrarse fuertes lluvias.

Sin embargo, los ambientalistas afirman que la vegetación actual, al ser obra de la naturaleza, no bloquea, sino que sólo filtra el correr del agua en el escenario de que llevara un gran caudal.

Ante este anuncio, las voces de activistas y miembros de distintas ONGs han criticado el exhorbitante gasto que pretende hacer el gobierno del estado, clasificándolo como un derroche innecesario y contraproducente.

Los expertos se manifestaron en distintos medios contra la intención de realizar lo que el estado llama una poda selectiva en un río seco que atraviesa el centro de la urbe regia– pues además de señalarlo como un gasto inútil, traería como trasfondo el preparar el terreno para su privatización y crear un parque lucrativo.

El proyecto contempla eliminar el 50% de la capa vegetal de este espacio, que se ha convertido en el único gran pulmón natural que hay en medio de la urbe.