Dentro del hermoso Parque Ecológico Chipinque se encuentra un punto bastante particular, el cual llama la atención por el aire místico que posee, se trata de la Casa del General Almazán.

Se trata de una construcción en ruinas, la cual data de la década de los 30’s, propiedad del Gral. Juan Andreu Almazán.

¿Quién era el Gral. Almazán?

juan-andreu-almazan

Este militar mexicano nació el 12 de mayo de 1891, en Olinalá, Guerrero.

El general fue una figura sumamente controversial y polémica, debido a su carrera político – militar: luchó contra el Porfiriato siguiendo la causa maderista, para después “voltearse” y unirse a Zapata en contra de Madero.

Después se unió a las fuerzas del traidor Victoriano Huerta, luego se reconcilió con Zapata, conoció a Villa y finalmente recibió el perdón de Álvaro Obregón en los tiempos de pacificación posrevolucionaria.

juan-andreu-almazn

Te recomendamos: Los Jabatos, el otro equipo de futbol de Nuevo León

Hábil para los negocios, Andreu Almazán supo aprovechar su posición política (encabezó varias dependencias de Gobierno) y la etapa de paz del país para hacer fortuna a través de varias empresas bastante fructíferas.

De esta manera, el militar guerrerense se hizo de gran fortuna y reconocimiento, lo que lo motivó a buscar la Presidencia de la República, hecho que le valió ganarse la enemistad de muchas figuras de poder, entre ellas el Presidente Lázaro Cárdenas.

juan-andreu-almazan

Te puede interesar: El pan de elote, un postre de gran tradición

Su sueño presidencial se truncó y nunca pudo llegar a la “Silla Grande”. Incluso denunció un presunto fraude electoral y planeó un alzamiento armado, para lo cual buscó el apoyo de Estados Unidos, sin embargo éste nunca se dio.

Por ello se retiró de la vida pública y siguió con su carrera empresarial.

El general murió en 1965, a la edad de 74 años de edad.

La casa idílica de Chipinque

casa-del-general-almazan

Almazán vino a Monterrey en 1926, al ser designado como Jefe de Operaciones de la zona militar integrada por Nuevo León y Tamaulipas.

Al dar un paseo por el bosque sampetrino, Almazán decidió comprar un terreno para tener una casa de descanso.

casa-del-general-almazan-6

Así, en 1936 inició con la proeza de realizar una construcción en esa montaña boscosa de Nuevo León, para lo cual se pensó en un estilo refinado.

Y pintaba para bien, la panorámica que se tenía de la ciudad desde ese punto y lo majestuoso de Chipinque hacían juego con la construcción que avanzaba poco a poco.

casa-del-general-almazan-6

Finalmente la casa fue concluida y se convirtió en el refugio de Almazán, en donde buscaba la paz y la calma del bosque de San Pedro Garza García.

El polémico militar compró varios terrenos en la zona para iniciar con varios desarrollos, muchos de los cuales no se concretaron.

Sin embargo hizo cosas positivas, como una defensa de los recursos del bosque, pues no permitía que se talaran árboles o se dañara la zona.

Tras la muerte de Almazán el sitio fue quedando en el abandono y pronto la decadencia fue apoderándose de la construcción hasta quedar en ruinas.

Pero a pesar de esto, el lugar adquirió una atmósfera mágica, al grado de que es un sitio muy solicitado como locación para sesiones fotográficas.

A pesar del paso del tiempo, la Casa del General Almazán permanece como uno de los espacios más impactantes y mágicos de Nuevo León.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here