Es alarmante la proliferación de clínicas “patito” en la zona metropolitana de Monterrey, señalan miembros del gremio médico de Nuevo León.

Y es que el último caso registrado hace unos días, en el que una mujer identificada como Karina Galván, murió horas después de haberse sometido a una liposucción en una clínica ubicada en la colonia Colinas de San Jerónimo, reveló esta delicada problemática que se presenta en varios puntos de la ciudad.

En este sentido especialistas certificados sugieren a la población estar alerta ante falsos expertos y consultorios.

cirugia-estetica

Te puede interesar: Arranca Plan de Movilidad y tren ligero de pasajeros en Nuevo León

El presidente del Colegio de Cirujanos Plásticos, Estéticos y Reconstructivos de Nuevo León, Luis Fernando Lira Menéndez, manifestó su deseo de que se haga justicia en este y cualquier caso de negligencia médica que se presente.

Por otro lado, pidió a las autoridades del sector Salud que realicen las adecuadas inspecciones para evitar que personas no certificadas brinden servicios médicos.

También recomendó a quienes estén interesados en realizarse alguna cirugía estética que “busquen los servicios profesionales de un cirujano plástico certificado por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, que se realicen las cirugías en un lugar que cuente con licencia sanitaria; es decir, permiso para quirófanos, avalados por la Secretaría de Salud y evitar estas situaciones tan trágicas”.

El caso de Karina Galván y el “cirujano” Francisco Sánchez

Karina Galvan
Karina Galván

Como se mencionó líneas arriba, Karina Galván, de 36 años de edad, murió el miércoles en las instalaciones de la Cruz Verde de Guadalupe, horas después de que se le practicó una lipoescultura en la clínica “Esbelt”, localizada en la calle Puerta del Sol, cirugía realizada por el “doctor” Francisco Sánchez.

Familiares señalan que la víctima dio con este cirujano por recomendación de una vecina, por lo que no dudó en requerir sus servicios.

clinica-san-jeronimo-cirugia-estetica
Cateo de a Fiscalía General del Estado a instalaciones de clínica Esbelt.

Llegó el día del procedimiento quirúrgico y las cosas comenzaron a complicarse cuando Karina fue dada de alta. Ya que presentó hemorragias, mareos y otros síntomas, por lo cual le pidió al doctor que la dejará en observación en las instalaciones de la clínica por más tiempo, pero éste se negó, señalando que todo era normal.

Al llegar a casa los malestares subieron de intensidad por lo que fue trasladada a la Cruz Verde, a donde llegó sin signos vitales.

Las autoridades efectuaron ayer un cateo en las instalaciones y no encontraron personal en el interior, no obstante confirmaron que ese domicilio fue adaptado para operar como hospital.

Hasta el momento se desconocen los resultados de la necropsia y el estatus de la clínica y del médico responsable.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here