“Codos”, es la palabra que usan en varias partes del país para llamar a los originarios de Monterrey, Nuevo León.

Existen varias y diversas hipótesis sobre el origen de este mote que en muchos casos suele usarse como sinónimo de tacañería, por lo que te presentamos algunas de las versiones en torno a esto.

El mito de la tacañería de los regiomontanos

macroplaza-monterrey

Por principio de cuentas vamos a hablar sobre la supuesta tacañería de los originarios de Monterrey. En todo el país son tachados de “agarrados”, “ahorrativos al extremos” y otros conceptos parecidos.

Uno de los colonizadores del noreste de México y uno de los fundadores de Monterrey, Luis Carvajal, era de origen judío, al igual que otros de los primeros pobladores de la ciudad.

Esto se puede deber a nuestro origen judío, comunidad que desde hace siglos ha sido catalogada como tacaña (de manera equivocada), lo que los ha hecho hábiles para los negocios.

Precisamente en Monterrey se dio una explosión en cuanto a los negocios durante el siglo XIX, lo cual fue visto con recelo en el centro del país, en donde se quejaban de la dureza de los regiomontanos al momento de realizar acuerdos comerciales y por su cultura del ahorro y el esfuerzo.

Esto pudo haber sido factor clave en la “fama” que se ha formado en torno a los hábitos económicos de los hijos del Cerro de la Silla.

Te puede interesar: Los güeros de Allende y Santiago: ¿descendientes de un batallón francés?

Morrales para monedas en el codo

codos-monterrey

Pero, ¿por qué usar la palabra “codo” como signo de tacañería? Se dice que en los primeros años de Monterrey había trabajadores que usaban unas bolsas en las que guardaban su dinero, las cuales iban sujetas al brazo con un cordón y caían a la altura del codo.

Se dice que cuando eran víctimas de robos, los bandoleros usaban la expresión “suelta el codo”, la cual es usada aún hoy en día cuando se le pide a alguien que compre algo o preste dinero.

Codicia

codos-de-monterrey

Hay algunos académicos que opinan que “codo” no es más que un apócope de “codiciosos”, siguiendo con la fama que se le adjudica a los regiomontanos.

Te puede interesar: El Arco de la Independencia de Monterrey

La sensibilidad del codo

codo

También hay investigadores que opinan que el uso del mote de “codo” surge de que al golpear esa articulación, por acto reflejo, se abre la mano.

Es decir, el codo controla lo que se tiene en las manos. Esto habría generado expresiones como “no afloja ni dándole en el codo” o “es de codo duro”, entre otras.

Fábricas de codos metálicos para tubería

codo-monterrey

Hay una versión más que sugiere que el mote de “codos” se aplicó a principios del siglo pasado, cuando surgió en Monterrey la primera empresa fabricante de codos de metal para tuberías.

Con esto nació la expresión “los codos de Monterrey”. Esta hipótesis tiene lógica, tomando en cuenta que la Sultana del Norte surgieron las industrias pioneras en el país en cuanto a la fundición y manejo de metales, sin embargo es sólo eso, una hipótesis.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here