Justo a la mitad del ascenso al Pico Antena del Cerro de la Silla se encuentran unas viejas estructuras de concreto y metal en ruinas que llaman poderosamente la atención: se trata de la plataforma del antiguo teleférico.

La mayoría de los neoleoneses saben que hubo un teleférico y quienes han subido al “monumento natural” del estado lo han visto, pero pocos saben qué historia hay detrás.

El origen del teleférico

carlos-alvarez-teleferico

El padre Carlos Álvarez Ortiz creó en 1951 la Ciudad de los Niños en el municipio de Guadalupe, un espacio en el que se le daba no solo un albergue a niños desamparados, sino un verdadero hogar.

Para poder solventar los gastos, el padre recibió el apoyo de varios empresarios del estado y con el paso de los años surgieron varios proyectos para sostener las actividades de la Ciudad de los Niños, de esta manera surgió el del teleférico.

Con este proyecto se buscaba generar ganancias para el sostén de los niños y a la vez aumentar el turismo local y nacional.

teleferico

Te puede interesar: Todo lo que tienes que saber sobre el Cerro de las Mitras

El teleférico partiría desde los mismos terrenos de la Ciudad de los Niños hasta un punto elevado en el Pico Antena, en donde se construyó un mirador para contemplar toda la zona metropolitana de Monterrey, completando un recorrido de 3 mil 300 metros.

Se conformó un patronato, varias personas apoyaron con la donación de terrenos y el ingeniero Jesús Fernández quedó a cargo de la obra.

A pesar de la complejidad que representaba un proyecto de esta magnitud en aquella época, las maniobras avanzaron sin mayores problemas.

Todo parecía marchar bastante bien y la inauguración ya estaba a la vuelta de la esquina.

Un fatal accidente

Teleferico-cerro

El día de la apertura llegó, fue el 2 de junio de 1962.

En días previos se hicieron pruebas y todo resultó bien, así que había un clima de mucha expectativa en la inauguración oficial.

Desafortundamente la tragedia se hizo presente, ya que un terrible accidente se presentó: un cable se enredó mientras el equipo de constructores del teleférico iba en una de las góndolas, en determinado momento esta se desprendió y los cuatro ocupantes cayeron al vacío.

Teleferico-de-Monterrey-60s

Te recomendamos: Boca de Potrerillos: mágico centro arqueológico de Nuevo León

Los fallecidos fueron Jesús Fernández Guerra, Alberto Rocatti, César Augusto Leal y el señor Ángel Rodríguez.

No había más qué analizar, el teleférico se canceló de inmediato.

Una de las escalas obligadas al subir al Cerro de la Silla

teleferico-cerro-de-la-silla-1

Con el paso de los años la plataforma del teleférico se convirtió en un punto obligado de escala para los paseantes que buscaban llegar a la cumbre del Pico Antena.

Y no es para menos, ya que la vista desde este punto de la montaña es impactante, además de que no es de tan complejo acceso.

¿Se construirá de nuevo un teleférico en el Cerro de la Silla?

teleferico-cerroa-de-la-silla-2

Desde la década de los 90’s varias personas (políticos y empresarios) han intentado revivir el teleférico, sin embargo las circunstancias son otras, ya que (afortunadamente) el cerro ha sido declarado zona protegida, por lo cual la Semarnat ha negado todas los intentos de reactivar esta obra.

1 COMENTARIO

  1. Saludos desde Caracas-Venezuela.
    Agradecido por esta interesante nota. En el 2000 disfruté de la grata hospitalidad de Monterrey y quedé enamorado de La Silla; me enteré de la existencia del teleférico, pero no logré obtener mayores detalles.
    Sin duda, es un episodio importante de la historia contemporánea de su ciudad.
    Me permito acotar algo: La última imágen de la góndola (la cuarta de este reportaje) corresponde al teleférico de Caracas (estimo tomada antes de 1977). Este sistema fue construido y puesto en servicio más o menos por los mismos años de aquel en Monterrey, y también con tecnología alemana.
    Les sorprenderá saber que ambas ciudades comparten además de esta, muchas otras coincidencias. Algunas las descubrí al visitarles, y junto con la hospitalidad de los regios me hicieron sentir como en casa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here