El Teleférico de Monterrey sería un gran atractivo turístico, pero una tragedia lo dejó en el olvido.

El proyecto fue anunciado en mayo de 1957 por el padre Carlos Álvarez Ortiz, encargado del orfanato de la Ciudad de los Niños.

La obra buscaba ser de beneficio para este sector vulnerable pero un 2 de junio de 1961, mientras se realizaban pruebas, ocurrió un accidente mortal en una de las góndolas donde murieron cuatro personas.

La investigación reveló que fue un error humano.

Tres años después, el 22 de junio de 1964 ocurrió otro accidente donde fallecieron tres personas, lo que provocó que el teleférico cerrara de forma definitiva.

Hoy solo queda la plancha de la obra en el Cerro de la Silla, lugar hasta donde llegaban las góndolas y donde se puede apreciar una de las mejores vistas de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here