Aunque no es algo definitivo la inmunoterapia podría reemplazar a la quimioterapia como tratamiento contra el cáncer, una alternativa esperanzadora para los millones de pacientes en el mundo que sufren con esta enfermedad.

Su objetivo es neutralizar moléculas inhibidoras conocidas como glóbulos blancos llamados linfocitos, utilizando proteínas llamadas anticuerpos. De esta forma, los linfocitos defenderán por cuenta propia el organismo contra el cáncer.

Recientemente premiada con el Nobel de Medicina, este técnica consiste, básicamente, en reforzar las defensas del cuerpo para que sean inmunes a la enfermedad tarde o temprano.

Los responsables del descubrimiento científico, son el estadounidense James P. Allison y el japonés Tasuku Honjo, ambos médico inmunológicos.

La inmunoterapia es considerada por expertos como “la vía más importante descubierta recientemente para tratar el cáncer”.

Se espera que dentro de unos 5 años, la inmunoterapia sea un opción viable para todos los pacientes con cáncer del mundo.