Las agresiones y malos tratos de un sector de la población de México hacia personal médico siguen ocurriendo.

El más reciente ocurrió en Navojoa, Sonora, luego de que una enfermera, identificada como Paulina Renée, fue discriminada por un operador de Uber, quien no la quiso trasladar por considerarla como un “foco de infección” de COVID-19.

“No es justo gente, de verdad que no, sólo quería regresar a casa después de un largo día”, expresó la enfermera con una mezcla de coraje y tristeza, tras terminar su turno en una clínica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora (ISSSTESON).

Te puede interesar: Se vuelven a reunir gobernadores de NL, Coahuila y Tamaulipas

La enfermera detalló que el operador de Uber se le quedó viendo cuando ella salía de la clínica con un cubrebocas puesto y le canceló el viaje, argumentando que podría contagiarlo de coronavirus.

“Me dijo que no se quería arriesgar, que era un foco de infección… ¡no me la creo!”, lamentó la enfermera.

“Estoy temblando del coraje, me siento discriminada, trabajo en el sector de salud y me siento discriminada. Gente no sean así, no todos tenemos cómo transportarnos, estamos haciendo lo mejor que podemos para poder contener esto”, agregó.

Ante esto, el titular del ISSSTESON condenó los hechos y pidió solidaridad a la población hacia el personal que trabaja en el sector salud.

Te recomendamos: Lanzan cubrebocas “luchísticos”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here