Desde este fin de semana se volvieron a instalar retenes en Saltillo, para revisar a los automovilistas que ingresan a esa ciudad con motivo del aumento de casos de COVID-19, poniendo especial atención en los procedentes de Nuevo León.

Son 4 los módulos que se instalar en las entradas de la ciudad saltillense, una en la entrada de Arrteaga, otra en la entrada de Zacatecas, una más al poniente del lado de Torreón y la norte, con Ramos Arizpe y Monterrey.

En esos retenes se revisa la temperatura de los ocupantes de cada vehículo y que cumplan con las medidas sanitarias.

En el caso del módulo norte se busca detectar a vehículos con placas de Nuevo León, en el cual no solo se les hace la revisión que se aplica en los demás, sino también se les “recomienda” que regresen a Monterrey.

“Por lo pronto, en el filtro norte, estamos revisando vehículos con placas foráneas, sobre todo vehículos procedentes de Nuevo León. Es una revisión, estamos preguntando el motivo de visita a Saltillo y dando recomendaciones como el uso de gel antibacterial, el uso de cubrebocas; la sugerencia a nuestros vecinos foráneos es que si no hay un motivo concreto para estar en Saltillo, pues busquemos retornar”, explicó Federico Fernández, comisionado de Seguridad Pública Municipal de Saltillo.

“No se puede obligar. Es una recomendación para tener cierto control. En el vecino Estado de Nuevo León se encuentra en rojo ante un incremento de los contagios, y queremos nosotros implementar estas medidas”, detalló el funcionario municipal.