Un grupo de activistas veganos irrumpieron el evento “48 horas de fuego” celebrado el fin de semana en el Parque Tolteca.

Los manifestantes protestaron con carteles en color amarillo la defensa de los animales.

“No son costumbres, es violencia”, “No es carne, es violencia” y “los animales quieren vivir como nosotros” fueron algunas de las frases que se pudieron captar durante la carne asada más duradera del mundo.