Las corporaciones policíacas de Nuevo León estuvieron en el “ojo del huracán” el año pasado, ya que protagonizaron una gran cantidad de denuncias por abusos en contra de la ciudadanía.

La situación llegó a tal nivel que incluso el número de denuncias por abusos policiales en la entidad superaron la cantidad de denuncias de robo a persona, de acuerdo con cifras oficiales de la Fiscalía General de Justicia del Estado.

policia

Te puede interesar: Negocios de parrilladas sufrirán en contingencias ambientales

En efecto, el año pasado hubo en total mil 802 denuncias por robo a persona, mientras que en el rubro de abusos de autoridad protagonizados por policías se presentaron mil 864 denuncias.

Este no es el único dato alarmante, ya que además del alto índice de casos de abuso cometidos por policías se suma la enorme impunidad que existe, pues de la totalidad de casos solo en dos se dio el seguimiento debido en un proceso penal.

fuerza civil abuso autista

PODCAST: El feminicidio ya es delito grave en Nuevo León

Ante esta situación, el secretario de Seguridad Aldo Fasci considera que el facto clave es el estrés de los policías y también de la ciudadanía.

“Hay mucho estrés en la calle, esta guerra contra el crimen organizado, esta legítima forma de protestar de la gente. Todo mundo se opone a una detención. Hay falta de respeto, falta de valores, la cantidad de drogas que hay en la calle… todo eso complica la situación”, explicó Fasci.

fasci

Nota relacionada: Crisis de confiabilidad en las Policías de Nuevo León

Por ello, el secretario indicó que buscan trabajar para aminorar las cargas de estrés de los elementos y mejorar los procedimientos policiales.

“Hay una prueba que ya se aplicó a 8 mil 500 elementos, y traen un nivel de estés muy alto, a unos hay que cambiarlos de función, a otros hay que atenderlos, y otros sí no deben estar en la corporación”, reconoció el secretario.