La cuarta ola de COVID-19 en Nuevo León está tomando forma, pues de nueva cuenta aumentaron los contagios diarios lo que llevó a la Secretaría de Salud estatal a tomar acciones.

Hace unos momentos, durante la conferencia matutina, la secretaria de Salud Alma Rosa Marroquín informó que nuevamente se aplicará una reducción de aforos tanto para espacios abiertos como cerrados.

Los espacios al aire libre reducirán su aforo al 70 por ciento, mientras que los espacios cerrados pasarán al 50 por ciento.

“En menos de 10 días ya tenemos casi 500 casos más”, explicó Marroquín, agregando que ante esto nuestro estado pasó de semáforo verde a amarillo.