Un alumno de un colegio privado de Monterrey, en el norte de México, fue regañado por sus padres y maestros al descubrir que el menor vendía a sus compañeros de salón amigos imaginarios, por 20 pesos cada uno.

Jorge “N” fingió conversaciones con sus “amigos imaginarios” y se los presentaba a sus compañeros de salón a cambio de 20 pesos. Lo sorprendente es que sus compañeros, también empezaban a interactuar con los “amigos imaginarios”. El niño de 7 años sorprendió a propios y extraños, al obtener más de 500 pesos en un solo día.

En entrevista con su padre, contó que Jorge “N” es gran admirador del programa Shark Tank México, el cual recientemente estrenó su nueva temporada.