Mientras que los transportistas de Nuevo León justifican la suspensión del servicio al exigir el alza de tarifas, la Ley de Transporte Para la Movilidad Sustentable es clara en cuanto a las responsabilidades y sanciones por incumplimiento.

Con las acciones recientes de los transportistas como la cancelación de rutas, modificar las tarifas suburbanas el pasado 19 de marzo y ahora la reducción de horas de servicio, se cumplen varios supuestos que el artículo 102 marca como motivos para retirarles el servicio público de transporte.

Es en el artículo 108 de esta ley donde se sostiene que el incumplimiento de las obligaciones amerita una multa de 100 a 300 cuotas y la suspensión o revocación de la concesión, tomando en cuenta la gravedad, reincidencia u omisión.

“La falta de cumplimiento de las obligaciones de los prestadores de servicio contenidas en los artículos 54 y 58 de esta Ley dará lugar a multa de 100 a 300 cuotas, suspensión o revocación de la concesión o permiso a juicio de la Comisión Calificadora conforme a lo que se establezca en el reglamento y tomando en cuenta la gravedad, reincidencia de la acción u omisión, así como la condición económica del infractor”.

Pese a que ya son varias acciones de los transportistas que afectan a los usuarios de transporte público, el Gobierno del Estado no ha informado sobre acciones precisas contra los empresarios.