Este fin de semana, Policías de la Guardia de Proximidad clausuraron al menos cuatro reuniones con asistencias superiores a lo permitido.

Quintas y domicilios particulares fueron el punto de reunión en donde familias y jóvenes disfrutaban de la música pese a la alza de contagios COVID-19 en Nuevo León.

Más de 250 personas fueron exhortadas para que se retiran por incumplir con las medidas de salud.

Tres organizadores fueron detenidos y serán puestos a disposición de un Juez para ser sancionados por alterar el orden.

El Secretario de Seguridad Pública municipal, Víctor Manuel Navarro, indicó a los elementos de la corporación que al patrullar exhorten a los ciudadanos a cumplir con la sana distancia, portar el cubrebocas y no tener en reuniones una asistencia superior a 20 personas.

Te puede interesar: Nuevo León, entre los estados con más feminicidios

Cierran palenque clandestino

Uno de los lugares a los que se acudieron policías municipales es una Quinta de la Colonia Bosques del Real, en que tenían música en vivo con una asistencia de unas 60 personas.

Además, al lugar acudió personal del Departamento de Alcoholes y Comercio para imponer los sellos de clausura por no contar la quinta con autorización para operar como salón de eventos.

Otro de los operativos fueron en:

  • Domicilios particular en la colonia Prados de los Pinos se observaron unos 100 jóvenes.
  • Domicilios particular en la colonia Ex Hacienda San Francisco con unos 50 asistentes y dos grupos musicales.