Tras reconocer que se cometieron algunos errores durante la investigación de la desaparición y muerte de la joven Debanhi Escobar, el fiscal de Nuevo León, Gustavo Adolfo Guerrero, anunció que dos funcionarios de primer nivel fueron removidos de su cargo.

“Detectamos algunas deficiencias, algunas detalles que a partir del lunes, después que hablé con Mario (papá de Debanhi), di instrucción que se iniciaran procedimientos de responsabilidad con todos los que intervinieron en el proceso de búsqueda de la hija”, declaró el titular de la Fiscalía General de Nuevo León.

“Y también quiero dar a conocer que, debido a esas omisiones y errores, tome la decisión de remover del cargo al que estaba en la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, así como el Fiscal Especializado en Antisecuestros”, agregó el funcionario.

Se trata de Rodolfo Salinas (fiscal especializado en Personas Desparecidas) y Javier Caballero (fiscal especializado en antisecuestros).

En este sentido, Gustavo Adolfo Guerrero indicó que continúan realizando diversas diligencias para continuar con el proceso de investigación para esclarecer las condiciones en las que se dio la muerte de la joven.