El nada honroso primer lugar de Monterrey como la ciudad más contaminada de México no sólo trae un problema de imagen, sino graves consecuencias para la salud de los habitantes de la Sultana del Norte.

Los niveles de acumulación de contaminantes en el cielo regiomontano y de los municipios aledaños son enormes, principalmente los correspondientes a las partículas PM2.5 (partículas menores a 2.5 micras) y PM10 (partículas menores a 10 micras), las cuales son las culpables de muchos padecimientos, algunos de ellos graves.

La mala calidad del aire de Monterrey trae graves consecuencias para la salud, entre ellas enfermedades respiratorias, cardiovasculares y de otros tipos, aquí te presentamos un listado con estos padecimientos.

Contaminación ambiental y enfermedades respiratorias

La mala calidad del aire no sólo puede causar enfermedades respiratorias, sino detonar algunas que se encontraban “latentes”.

Los principales padecimientos que pueden ser originados por la contaminación ambiental incluyen desde simples irritaciones de las vías respiratorias y alergias, hasta problemas delicados como ataques de asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) e infecciones respiratorias agudas.

Asma

Si bien no se ha podido confirmar científicamente que el asma sea causado directamente por la contaminación, sí se ha encontrado que en zonas con mayor contaminación aumentan los casos de este tipo.

“La contaminación puede ser un factor que detone ciertas enfermedades respiratorias, por ejemplo, tal vez haya personas que en su información genética esté el asma, pero como vivieron por muchos años en un lugar con aire limpio o no tan contaminado, nunca la padecieron. Sin embargo, al cambiar de residencia y llegar a una ciudad más contaminada, pueden aparecer los síntomas”, explicó al respecto el médico Uriel Chavarría Martínez, coordinador del Centro de Prevención y Rehabilitación de Enfermedades Pulmonares Crónicas, del Hospital Universitario.

EPOC

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), es un padecimiento crónico que trae consigo la dificultad para respirar, reduciéndose notablemente la capacidad pulmonar. Es la sexta causa de muerte en México, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Si bien esta información se da con mayor frecuencia en fumadores, también se ha encontrado que la contaminación dispara las EPOC.

Infecciones Respiratorias Agudas

“Son enfermedades que afectan desde oídos, nariz, garganta hasta los pulmones, generalmente se autolimitan, es decir, no requieres de antibióticos para curarlas”, describe la Secretaría de Salud federal.

Pero a pesar de que en un primer plano no parecen tan peligrosas, si no se tratan debidamente pueden traer graves consecuencias para el sistema respiratorio.

En este sentido, en el caso de Nuevo León se presentó un aumento notable en la cantidad de casos de infecciones respiratorias agudas, de 2016 a 2017.

De acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Salud federal, en nuestra entidad se registraron un millón 33 mil 770 casos de infecciones respiratorias agudas, cifra que pasó a un millón 419 597 en 2017 (de los cuales 634 mil 233 fueron menores de 15 años).

Es decir, en un año se presentó un aumento de más de 400 mil casos por este tipo de padecimientos, acorde al aumento en los niveles de contaminación en la zona metropolitana de Monterrey.

Cáncer

La sola palabra “cáncer” provoca temor, pero más aún cuando sepas que la crisis ambiental por la que pasa Monterrey puede ser generadora de varios tipos de cáncer, no nada más de pulmón.

En efecto, se ha encontrado que la exposición a mala calidad del aire está asociada con cáncer de garganta, mama y boca. El principal agente contaminante detrás del surgimiento del cáncer son las partículas PM2.5.

Conjuntivitis

La mala calidad del aire también ataca tus ojos. La conjuntivitis es una de las consecuencias que puede traer la contaminación ambiental.

Este padecimiento consiste en la inflamación del tejido que cubre la parte blanca del ojo (conjuntiva) y del interior de los párpados, lo cual provoca lagrimeo y enrojecimiento del ojo.

En Nuevo León se presentaron en 2017 63 mil 276 casos de conjuntivitis, lo cual contrasta con los 44 mil 470 del 2016.

Para evitar este tipo de padecimientos se recomienda el uso de lentes de sol, uso de lubricantes oftalmológicos y evitar exponerse a niveles altos de contaminación.

Qué nos queda por hacer en Monterrey

La situación que vivimos en la zona metropolitana de Monterrey es dramática y urgente. Por ello debemos exigir a las autoridades que actúen desde sus esferas para combatir la contaminación ambiental.

Y aquí entran todos: alcaldes, diputados, las autoridades estatales, representadas por el Gobernador, Jaime Rodríguezy por el titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, Manuel Vital.

Asimismo, se ha vuelto indispensable (es triste aceptarlo) monitorear constantemente el estado de la calidad del aire para tomar previsiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here