En un comunicado, el padre Felipe De Jesús Sánchez Gallegos, anunció que en la casa de migrantes Indi surgió un brote de COVID-19 con 30 personas infectadas por este virus.

En el informe se mencionó que los pacientes fueron puestos en confinamiento voluntario en las instalaciones de la misma casa de la Parroquia Santa María Goretti.

Agradeció a la Secretaría de Salud de Nuevo León, quienes apoyarán a supervisar el confinamiento.

Para evitar más contagios entre migrantes que acudan al albergue, se informó que temporalmente reservarán el servicio del comedor del Padre Infante solamente a los huéspedes de Casa Indi.

Cabe destaca que Casa Indi brinda apoyo a al menos 400 personas en sus instalaciones.

Te puede interesar: “Divorcios a distancia”, una nueva realidad en Nuevo León