La situación de inseguridad y violencia que se vive en la zona metropolitana de Monterrey se ha vuelto crítica, al grado de que se están tomando decisiones radicales para hacerle frente a la situación.

Por un lado se echó a andar el Operativo Metropolitano de Seguridad, el cual consiste en una estrecha coordinación de las corporaciones policiales de los municipios, Fuerza Civil y Policía Militar, todos bajo el mando de un militar: el comandante José Luis Cruz.

Lo radical de la estrategia es que los alcaldes metropolitanos se pusieron de acuerdo y aceptaron que el mando operativo lo tenga alguien más.

Pero de la mano de estas acciones, también se dio una polémica decisión: autorizar el uso de fuerza letal.

Policías de Nuevo León y el uso de fuerza letal

El Secretario de Seguridad, Aldo Fasci, declaró que se les dio la instrucción a los elementos policíacos de hacer uso de la “fuerza letal” en casos de emergencia, ante el aumento de ataques y amenazas contra ellos por parte de miembros del crimen organizado.

“Con la agresión de ayer es la quinceava ocasión que nos atacan, sí nos ha costado sangre de los compañeros. Hay que reconocerles el valor que tienen. Cuando se pone en riesgo la vida de la población, la propia o la de un compañero ellos tienen la instrucción del uso de la fuerza letal”, señaló el funcionario estatal.

La instrucción es, sin duda, polémica, pues abre la posibilidad a que se presenten situaciones de denuncias por casos de abuso policial y violaciones a los derechos humanos, aunque también hay que reconocer la escalada de violencia contra los elementos policíacos.

Basta con recordar los mensajes amenazantes, con restos humanos incluidos, dejados en varias partes de la ciudad, dirigidos a los miembros de las fuerzas del orden.