La agresión cometida por migrantes haitianos al sacerdote Felipe de Jesús Sánchez, encargado de la Casa Indi, tuvo consecuencias, pues se tomaron medidas más estrictas para evitar otros conflictos.

Fue el mismo párroco quien anunció las acciones que se tomarán, para mantener el orden en el albergue para migrantes.

“Me vi en la obligación, espero en Dios que no me lo tomen a mal, de decirles a los varones que no durmieran en la Casa Indi, con la idea de que se fueran a rentar a alguna parte”, explicó el sacerdote.

Haiti haitianos

“Tengo corazón de pollo, pero creo que es bueno un escarmiento para que sientan que no es fácil, que ofender a un sacerdote o la mano que te da de comer no es sano”, agregó el también encargado de Casa Indi.

De esta manera, únicamente mujeres y niños de ese país podrán pernoctar en el interior del albergue, en tanto que para los migrantes de otras nacionalidades no hay ningún cambio.

Por otro lado, se les pide a los migrantes que mantengan aseadas las áreas en las que se encuentran y se les prohibe la venta de alimentos, pues ahí se les da la comida de manera gratuita.