Los funerales de Eugenio Garza Sada, “El Piporro”, “Pipo”, Rómulo Lozano y Homero Guerrero reunieron a decenas de miles de personas.

1.- Eugenio Garza Sada

El 17 de septiembre de 1973 murió Don Eugenio Garza Sada, el empresario que marcó un antes y un después en la vida empresarial de Monterrey.

Su muerte causó un profundo dolor en la ciudad, debido a que era una persona muy querida en el norte de México y a lo trágico de su deceso, puesto que no se trató de una enfermedad, sino de un asesinato.

Don Eugenio fue víctima de un intento de secuestro por parte de guerrilleros de la Liga 23 de Septiembre, aunque posteriormente surgieron otras hipótesis al respecto.

A los servicios fúnebres asistieron decenas de miles de personas, entre colaboradores, trabajadores, familiares, políticos (incluyendo al presidente Luis Echeverría) y ciudadanos en general.

2.- Eulalio González “Piporro”

El maravilloso actor y cantante Eulalio González “Piporro” murió el 1 de septiembre de 2003 en su casa de San Pedro Garza García.

Como si presagiara su muerte, el originario de Los Herrera, Nuevo León, se despidió del público un fin de semana antes durante un evento en el que participó como Maestro de Ceremonias en Bellas Artes y regresó a Monterrey antes de lo que tenía estipulado.

“Don Lalo” tuvo un funeral emotivo y lleno de emociones por parte no solo de su familia, sino del pueblo que buscó darle el último adiós tanto en las capillas de Monterrey (Benito M. Flores), como en el Teatro de la Ciudad, la Catedral de Monterrey y durante el cortejo fúnebre.

Te puede interesar: La trágica historia de Ricardo Aldape

3.- “Pipo”

El 6 de febrero de 1996 murió “Pipo”, el payaso más amado de Monterrey.

La noticia corrió como “reguero de pólvora”, causando asombro en un primer momento y una enorme tristeza después.

El funeral fue sumamente emotivo, ya que, por obvias razones, hubogran cantidad de niños tanto en el velorio, realizado en las Capillas del Carmen, como en el cortejo fúnebre por varias calles de Monterrey y la misa de cuerpo presente en la Iglesia de La Purísima.

4.- Rómulo Lozano

El 26 de enero de 1996 murió a los 79 años de edad Don Rómulo Lozano, víctima de un infarto.

Su popularidad era (sigue siendo) enorme por su carrera como actor, pero sobre todo como conductor del entrañable programa “Mira qué bonito”, el cual día a día llevaba alegría a los hogares regios.

El funeral fue masivo, el cortejo fúnebre fue asediado por miles de personas.

5.- Homero Guerrero (Cadetes de Linares)

El 19 de febrero de 1982 murió Homero Guerrero, el fundador de Los Cadetes de Linares, víctima de un accidente automovilístico.

La cantidad de gente que acudió a darle el último adiós sorprendió a propios y extraños, lo cual habla del gran impacto que generó con su música y en el cine nacional, dentro del género llamado como “cabrito western”.