La noche del 24 de octubre, El activista rarámuri y defensor del medio ambiente, Julián Carrillo, fue asesinado por un grupo de hombres armados en Coloradas de la Virgen, municipio de Guadalupe y Calvo, en la Sierra Tarahumara.

Según el Fiscal General de Chihuahua, César Augusto Peniche, el líder social era beneficiario de medidas cautelares y del mecanismo federal de protección a defensores de derechos humanos por agresiones sufridas a su comunidad.

“El líder de la comunidad rarámuri y defensor de los recursos naturales, Julián Carrillo Martínez, fue privado de la vida este miércoles, era beneficiario del mecanismo federal de protección a defensores de derechos humanos”, indicó la FGE en un comunicado.

Carrillo vivía en la Sierra Tarahumara, donde no cuentan con servicios básicos ni seguridad y que fue tomada por grupos del crimen organizado para la siembra de amapola y cannabis.

¿Cuántos más?

Van 9 asesinatos relacionados con el caso, incluidos Carrillo y familiares suyos; la de su hijo Víctor Carrillo (5 de febrero de 2016), sus sobrinos Alberto Quiñones (31 de marzo de 2017) y Guadalupe Carrillo (30 de julio de 2017), y su yerno Francisco Chaparro (1 de julio de 2018).

Amnistia Internacional

Este jueves Amnistía Internacional (AI) condenó el asesinato del activista indígena rarámuri Julián Carrillo y exigió una investigación exhaustiva para identificar y castigar a los culpables.

“Condenamos el asesinato de Julián y exigimos a las autoridades una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial para esclarecer los hechos e identificar y castigar a los autores materiales e intelectuales. De no ser así, las autoridades mexicanas estarían alentando otros ataques a personas defensoras”, comentó la directora Ejecutiva de Amnistía Internacional en México, Tania Reneaum.

Te puede interesar:

Sigue ola de asesinatos de niños en México, ahora matan a niña en Puebla

¡Histórico hallazgo en Pirámide de la Luna de Teotihuacán!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here