El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, confirmó esta mañana que la explosión ocurrida ayer en una toma clandestina de combustible en el estado de Hidalgo dejó un saldo preliminar de 66 muertos y 76 heridos.

En conferencia conjunta con el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, así como con parte de su gabinete, el mandatario mexicano detalló que por el momento la prioridad es atender a los lesionados.

De los 76 lesionados, 73 son hombres y 3 mujeres, asimismo destaca que entre los heridos se encuentran 3 menores de edad, incluyendo a un niño de 12 años.

El ducto de Pemex siniestrado es el Tuxpan-Tula, el cual fue dañado a la altura del kilómetro 226, por huachicoleros.

Por su parte el general Luis Crescencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, detalló que cuentan con información que indica que en el sitio se encontraban aproximadamente 800 personas saqueando el combustible.

Personal de la Fiscalía General de la República continúa realizando labores periciales en la zona del siniestro, para reunir elementos que ayuden a deslindar responsabilidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here