En los últimos días se han encendido los focos de alarma en la zona metropolitana de Monterrey, luego de que una mujer perdió la vida tras someterse a una cirugía estética en una de las llamadas “clínicas patito”.

Ante esto, vale mencionar algunos de los casos más sonados de personas que han fallecido en Nuevo León al someterse a un tratamiento de este tipo en lugares y con personal no certificado.

Martha Ericka Valdés Páez – abril de 2014

Este es de los primeros casos de este tipo que se dieron a conocer en Monterrey.

La víctima acudió al Centro Quirúrgico Nogalar para realizarse una liposucción con el médico Mario Chavarín. Durante el proceso perdió la vida, ante lo cual el doctor huyó de la ciudad.

Tiempo después fue detenido y procesado por el delito de homicidio culposo.

Karla Alejandra Quinto – enero de 2015

Karla Alejandro Quinto Morán, de 40 años de edad, murió luego de haberse sometido a una liposucción y aumento de glúteos, en el Centro de Especialidades Médicas, el cual se localizaba en la Colonia Obispado.

En un principio se manejó que había fallecido por un infarto durante el proceso quirúrgico, pero después se confirmó que se debió a una negligencia médica. Este caso se manejó con mucho hermetismo.

Enriqueta Margarita Reyna Sáenz – abril de 2015

cirugia-estetica-monterrey-negligencia

Ella se sometió a una cirugía estética en el rostro (ritidoplastía) y desafortunadamente perdió la vida durante el proceso, el cual se efectuó en la Clínica Sedu, localizada en la esquina de Padre Mier y Serafín Peña, en Monterrey.

En este caso la mujer perdió la vida por un aneurisma. Las autoridades determinaron que el centro médico sí estaba autorizado por las autoridades sanitarias, pero que el médico responsable no contaba con certificación para realizar cirugías plásticas, la cual estaba en trámite.

A pesar de esto, las autoridades determinaron que el problema que originó la muerte de la mujer no tuvo que ver con alguna mala praxis.

Karla Karina – mayo 2019

liposuccion-monterrey

Este es el caso más reciente. Se registró apenas la semana pasada en la llamada Clínica Esbelt, localizada en la Col. Colinas de San Jerónimo.

Karla murió horas después de que se le practicó una liposucción. Al concluir el procedimiento se sintió mal, pero a pesar de esto fue dada de alta. Al llegar a su casa los malestares empeoraron, incluyendo náuseas, vómito y sangrados.

Al ser trasladada a un centro médico perdió la visa

La necropsia indicó que durante la liposucción se le hizo una perforación en el intestino delgado, lo que devino en una peritonitis aguda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here