A los múltiples aspectos negativos del sistema Metrorrey se suma ahora un posible caso de corrupción o negligencia, por la compra de refacciones no adecuadas para este medio de transporte.

Se trata de la compra de 9 mil 300 sujetadores de vía, los cuales, a pesar de que no cumplían con las especificaciones, fueron adquiridos en en 2017.

Esto ya se había ventilado desde hace varios meses, pero el caso volvió a retomarse ya que el gobierno de bronco presentó ante el Congreso del Estado la cuenta pública de ese año.

Metro-monterrey-metrorrey-fallas-grietas

Dicha cuenta fue rechazada por los diputados al detectar esta anomalía, la cual representaría un daño al erario por mil 600 millones de pesos.

Ante esto, el Congreso del Estado emitió 36 observaciones, por lo que ahora tocará a la Auditoría Superior del Estado presentar una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción, a cargo de Javier Garza y Garza.

En este caso el primer responsable sería Jorge Arrambide, quien fungió como director de Metrorrey cuando se realizó esta compra.

Nota relacionada: La crisis y abandono de Metrorrey

Los sujetadores “patito” de Metrorrey

metrorrey-sujetadpres

Las piezas adquiridas no cumplen con las condiciones mínimas para cumplir su función, lo cual genera vibraciones en los vagones durante su trayecto.

Esto ha obligado a que se tenga que disminuir considerablemente la velocidad de los recorridos ante un posible riesgo de descarrilamiento.

Además de esto se encontró que la administración de Metrorrey no pudo comprobar que cuenta con los respectivos certificados de garantía y vida útil de los sujetadores.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here