Tras vivir por 40 años encerrado en un cobertizo ubicado al norte de Carlisle, Reino Unido.

Medios locales reportaron que el hombre de 58 años, la policía dio con la víctima gracias a una llamada anónima. El prisionero vivía en un cobertizo oscuro, solo y en donde únicamente tenía una silla y una cama sucia.

Martin Plimmer, el representante de la ONG Gangmasters and Labour Abuse Authority, señaló que el lugar no contaba con calefacción y estaba a muy baja temperatura. El hombre sólo se cubría con un cobertor viejo.

Autoridades revelaron que al momento en que los agentes del operativo entraron al cobertizo, la víctima no daba crédito ni entendía que se trataba de un rescate.

Plimmer dijo que el hombre había sido obligado a realizar trabajos desde los 16 y 17 años.

La policía detuvo a un hombre de 79 años en el domicilio donde estaba el cobertizo, quien será interrogado por el delito de esclavitud moderna, mientras que el sujeto que recuperó su libertad, fue llevado a un hospital para evaluar su salud.

“Ha estado traumatizado durante tanto tiempo que será un proceso lento para recuperar su confianza”, agregó el líder de la ONG.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here