A consideración de algunos académicos, los partidos políticos hacen de los cargos públicos como si fueran un negocio familiar, pues en Nuevo León siguen presentando a políticos que ya ocuparon el puesto, sobre todo en las Alcaldías.

Lourdes López, maestra de ciencia política en la UANL y exconsejera federal del IFE, dijo al periódico ABC que esta práctica puede ser muy “medieval”, y fomentar que algunos de los partidos políticos se conviertan en el patrimonio familiar de algunos cuantos.

“No hay mucha diferencia con los modelos medievales de organización social o a las monarquías y las dinastías. La democracia implica la rotación de la élite partidista y la rotación de proyectos”, indicó.

En la entrevista aseguró que los partidos buscan postular a los mismos candidatos, en gran parte por sus propios intereses y no para realmente mejorar.

Algunos de los nombres que normalmente suenan cuando hay elecciones son Jesús María “Chema Elizondo”, Adalberto Madero, PEdro Garza, Cristina Diaz, César Garza o Clara Luz Flores, y ahora volverán a competir por alguna alcaldía, e incluso con un partido diferente.

“Un partido político debe ser un proyecto de largo plazo, no se trata nada más
de ganar una elección. A mí me preocupa que los nuevos partidos políticos estén haciendo alianzas sólo con propósitos electoreros y no para constituirse como una opción nueva para los ciudadanos”, comentó la académica.

El politólogo Gilberto Miranda, dijo que es importante revisar las propuestas que hicieron antes los candidatos, y compararlas con las de ahora, ya que la sociedad tiene necesidades y problemáticas diferentes.

“No pueden poner sobre la mesa propuestas pasadas, tienen que refrescarse, estamos en un contexto muy diferente al que tuvimos hace 10 años.

“La agenda es muy distinta, antes no hablábamos de movilidad sustentable, calidad del aire, discriminación o derechos de minorías y estos personajes tienen que adaptarse a estos retos”, dijo.

Señaló que una de las razones por la que los partidos buscan postular a los mismos candidatos, es porque la gente ya está familiarizada con ellos, lo que les da una ventaja contra los personajes desconocidos.

“Hoy por hoy existen nombres conocidos que saltan de un color a otro, pero no identificamos qué representan ni tampoco a la plataforma que los postula, el cambio ha sido tan veloz que no sabemos cuáles son sus principios e ideas”, expresó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here