El juez Décimo Segundo de Distrito en Procesos Penales Federales dio un revés legal a la Procuraduría General de la República (PGR), al dictar un auto de formal libertad al exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés.

La autoridad judicial determinó que las pruebas presentadas por la PGR no son suficientes para comprobar la responsabilidad del sonorense.

La orden del juez fue por los cargos de lavado de dinero y defraudación fiscal, aunque el exmandatario estatal deberá continuar en prisión al contar con un cargo penal más en su contra.

Se trata de un proceso por defraudación fiscal equiparada, lo que obligará a Padrés a continuar internado en el Reclusorio Oriente de la capital del país.

Aunque los proceso que pesan en contra del exgobernador son por un monto de 8.8 millones de pesos, se estima que durante su gestión al frente de Sonora se cometió un desfalco al erario cercano a los 30 millones de pesos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here