Los simpatizantes del Partido del Trabajo, como cada año, marcharon ayer para recordar a las víctimas que fallecieron en la matanza del 18 de febrero de 1976.

Después de 42 años sostienen que la policía estatal, en la entonces colonia Granja Sanitaria, hoy Santa Lucía, asesinó a balazos a seis luchadores sociales del frente popular “Tierra y Libertad”.

Alberto Anaya, líder fundador del partido, fue el encargo de encabezar la marcha que comenzó a las 6 de la tarde en la explanada del Colegio Civil.

Venimos a recordar a la sociedad que no debe ser con represión, asesinatos, con persecuciones o cárcel, como se deben de resolver los problemas sociales”, dijo.

Guadalupe Rodríguez, esposa de Anaya y directora de los Centros de Desarrollo Infantil (CENDIS), fue la gran ausente debido a la investigación que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia ORganizada (SEIDO) mantiene en su contra.

Los petistas consideran que las cuentas congeladas de la “maestra” son una muestra de la represión que el Gobierno ejerce en las clases trabajadoras, la misma que orilló al gobernador Pedro Zorrilla Martínez para mandar matar a esos hombres.

Recorrieron la avenida Juárez con dirección al sur, después giraron en Ocampo y se incorporaron a zaragoza para llegar hasta la Explanada de los Héroes, donde el dirigente Pedro Bernal mencionó al candidato presidencial que el partido apoya.

“¡Que vivan los mártires del 18 de febrero de 2018! ¡Que viva el frente popular tierra y libertad! ¡Que viva el Partido del Trabajo! ¡Que viva Andrés Manuel López Obrador! ¡Que viva el profe Beto Anaya, Lupita, Richo y todos los demás”, gritó en mitin.

El partido es parte de una coalición con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Confían en que AMLO gane la presidencia para que el dinero de los CENDIS sea liberado y Rodríguez pueda salir libremente a la calle.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here