Dos casonas antiguas fueron demolidas ayer en un 80 por ciento, esto después de que el INAH Nuevo León detuviera su destrucción total.

Las edificaciones están ubicadas en Diego de Montemayor y Ruperto Martínez, en el Centro de la Ciudad.

Una de las casas fue construida en el siglo 19, con sillar de caliche. La otra es del año 1940, con un estilo art nouveau.

Al recibir una denuncia ciudadana, los funcionarios del INAH procedieron a revisar si contaba con los permisos necesarios para realizar la demolición, al verificar que carecían de ellas procedieron a suspender los trabajos y acordonaron el área.

Mauricio Misael González, un arquitecto de monumentos históricos del INAH estatal, explicó que por haber derrumbado la casona del siglo 19, el dueño tendrá una multa que puede ascender a los 110 mil pesos y además debe reconstruir el inmueble.

El INBA estatal es el encargado de revisar el caso de la casa de 1940, ya que el INAH sólo protege construcciones que sean anteriores a 1900.

“Consecuencias va a haber porque ni siquiera hay permisos (de demolición) porque ni siquiera están haciendo una obra autorizada ni por la instancia municipal ni por la federal”, enfatizó González.

La arquitecta y fundadora de la empresa Restáurika, Selene Velázquez, explicó que la casa de 1940 está construida con ladrillos de arcilla, que fueron elaborados en la comunidad Maravillas, en García.

“Vemos la arquitectura histórica como desecho, como algo que ya no sirve. Estamos perdiendo información muy valiosa de la Ciudad, lo que nos dejaron nuestros antepasados”, lamentó.

Con información de El Norte

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here