Cada vez es más evidente la presencia de migrantes en las diferentes calles del área metropolitana, aunque varios de ellos son mexicanos que se han disfrazado de migrantes para obtener dinero.

Luis Gerardo Islas González, delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), señaló una baja evidente en la efectividad del organismo para devolver a los inmigrantes a sus países de origen.

De acuerdo con cifras oficiales, el año pasado hubo 2 mil 686 migrantes en la entidad, de los que sólo la mitad fueron deportados a sus países, muy por debajo de la cifra del 2016, cuando devolvieron al 82 por ciento y en el que se reportó hasta un 35 por ciento más de migrantes.

Este fenómeno se viene presentando desde hace un año y medio, aseguró Islas González, quien señaló que conforme incrementaba la presencia de migrantes de países centroamericanos, los ciudadanos de otros estados se aprovecharon de esto para pedir dinero en las calles.

De acuerdo con especialistas, los regiomontanos son más propensos a apoyar a un inmigrante que a un connacional, ya que a los primeros los perciben como personas desamparadas.

Otro factor que influye es que se les considera como provisional, lo que significa que no son problema de la Ciudad, si no que son personas que están de paso en busca de su sueño y que muchas veces son obligados a huir de sus países por abusos de la policía y el crimen organizado.

El delegado del INM explicó que la mayoría de los inmigrantes piratas vienen de estados como Chiapas, Hidalgo, Zacatecas y Veracruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here