Un fin de semana muy concurrido por la clientela que buscaba qué comprar para regalar en estas fiestas generó basura y congestión en la ciudad.

A pocos días de celebrar la cena de Noche Buena, miles de regios siguen dejando para el último momento sus compras navideñas y con ello, algunos estragos en la ciudad.

Por un lado, un centro de Monterrey lleno de basura, donde cajas de cartón, papel, envolturas y restos de comida fueron a dar al suelo.

Y por otro, el tráfico, cuando la Avenida Fundidora y otras vialidades cercanas se saturaron de vehículos, por la visita a Cintermex para asistir a la Expo Moroleón y otra de juguetes.

El ingreso de incontables autos en doble fila al estacionamiento del recinto, hizo que se generara un “cuello de botella” gran parte del día, situación que se agravó por la tarde con el paso de los conductores que venían de Revolución y de Aramberri.

Los automovilistas que circulaban por Tapia también se vieron afectados al toparse con el nudo vial al llegar al cruce con Fundidora y pese al desorden vial, en el lugar no fueron observados agentes de Tránsito.

Se estima que el congestionamiento de este fin de semana tuvo mucho que ver no sólo con la cercanía de las fiestas, sino con el pago de quincena y utilidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here