Después de ser separados de sus hijos en la frontera y detenidos en distintas instalaciones alrededor de los Estados Unidos, algunos padres migrantes tienen que pagar altas tarifas para hablar con sus hijos, una política que un grupo de legisladores demócratas ha calificado de “descarada” y “moralmente reprensible”

En una carta enviada al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), que obtuvo el medio digital BuzzFeed News, 150 miembros demócratas del Congreso aseguran que la práctica de cobrar precios “exorbitantes” por realizar tales llamadas, viola los estándares nacionales de ICE.

De acuerdo con los legisladores, la política es abusiva porque los inmigrantes detenidos pueden llamar a abogados específicos y a las líneas de ayuda del Gobierno de forma gratuita, según establecen los estándares de acceso telefónico de la agencia.

Asimismo, los demócratas señalan que las reglas del ICE apuntan que los detenidos tienen derecho a realizar llamadas directas o gratuitas a “familiares directos u otras personas en situaciones personales y familiares de emergencia” y que deben tener “acceso equitativo a servicios telefónicos a precios razonables”.

Que los detenidos inmigrantes traten de encontrar y hablar con sus hijos, después de ser separados separados de los mismos por la fuerza en la frontera, lo que a menudo resulta en semanas sin contacto, debe cuantificarse como una emergencia, dicen los legisladores.

Las llamadas telefónicas hacia los niños, entonces, debieran ser libres de costo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here