Autoridades estatales aseguraron que ante la más mínima alerta generada por un alumno en cuanto al tema de violencia, la intervención de la Secretaria de Educación se activa de manera emergente.

La coordinadora del programa de Atención Social de la Secretaría de Educación estatal, Leticia Hernández Escamilla, explicó que han tenido que experimentar con escuelas catalogadas por el área de Planeación Estratégica como zonas con dificultades, tanto al interior de la escuela como afuera, en redes sociales.

“Tenemos como emergencia algo que nos está pasando en redes sociales, de cómo han venido a permear un sinfín de situaciones de retos y disyuntivas que se les plantean, y a la par el estado emocional, donde no te debe mover nadie para hacer algo negativo.

“Tenemos el privilegio que gracias a la capacitación en los planteles y los mismos alumnos les plantean a su maestro cuando algún alumno hace alguna amenaza en alguna red social y nos están pasando las alertas. Por más mínima alerta de que alguien dijo que iba a hacer tal o cual cosa, por mínima señal de alerta se empieza a hacer la intervención emergente”, señaló.

Hernández Escamilla indicó que actualmente dentro del aula están valorando la ansiedad.

Agregó que los focos rojos o zonas complicados son las del índice sociodemográfico más bajo y que se ubican a las faldas de los cerros o en sectores que en están en municipios como Marín y Pesquería.

La trabajadora estatal señaló que lo que antes parecía algo natural ahora puede ser considerada como una amenaza, tanto por maestros, padres de familia y hasta los alumnos.

No se trata de solo mantener la calma

Algunos de los pasos del Protocolo de Seguridad Escolar y en Casos de Disturbio, que se le entregó a 50 mil maestros en Nuevo León incluyen consejos como mantener la calma, llamar al 066, dar alerta al interior de la escuela y vigilar que nadie esté afuera solo.

El coordinador estatal de Seguridad Escolar de la Secretaría de la Educación, Carlos González Moncada, dijo que estos protocolos se actualizan para cualquier situación que pueda presentarse y atente contra la seguridad de la escuela.

“En este Gobierno es el primero en que se entrega este protocolo a cada maestro, que son alrededor de 50 mil, sirve como referencia a nivel nacional cuando se presenta alguna contingencia en las escuelas”, señala.

Estas medidas se aplican en situaciones como llamadas de extorsión, alumnos lesionados, falsa llamada, falsa alarma o falsa amenaza y el despliegue de seguridad cuando hay algún disturbio o balacera al interior del plantel.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here