El pasado 11 de octubre colapsó la construcción de la plaza Cumbres del Sol, dejando 8 fallecidos y 14 heridos.

El dueño de la desarrolladora, Gerardo Villarreal Costilla, pudo obtener el perdón y se libró de ir a la cárcel.

Pero para esto tuvo que desembolsillar 3.5 millones de pesos para compensar a las familias afectadas tras el derrumbe de la infraestructura.

El fiscal General de NL, Gustavo Adolfo Guerrero, confirmó que con esto se evitaría la acción penal, al tratarse de muertes culposas y no dolosas.

El dueño de la obra habría pagado apenas unos $500,000 pesos para cada una de las familias de los fallecidos con las que ya logró un convenio.

De igual forma, de los 14 lesionados que ocasionó este colapso, 11 han otorgado el perdón a Villarreal Costilla.

Sin embargo, se desconoce si se él mismo realizó algún pago a estos afectados.

Según los trabajadores de Plaza Cumbres del Sol, se habría utilizado varillas más delgadas y se ahorró cemento en este desarrollo, lo que sería la causa del derrumbe.

El fiscal de Nuevo León señaló que, “al repararse el daño pues trae como consecuencia un perdón (…) La reparación del daño, como no es una situación culposa, trae como consecuencia la extinción (de responsabilidad penal)“.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here